10 anys de l'alzina

De ciclos y agradecimientos

Cada año, por esta época, siento el impulso de revisar que arrastro que ya no sirve. Objetos o actitudes que han quedado pequeños u obsoletos y no me dejan avanzar.

Este ejercicio me ayuda a soltar, regalar, quemar y hacer espacio a nuevas perspectivas, aire fresco, conocimientos, proyectos, ajuares…

Hoy es la noche de San Juan y me doy cuenta de que todavía puedo rescatar algunos reproches, determinadas experiencias que me tienen enganchada al miedo y la culpa, malos ratos que me empeño en recrear con pensamientos recurrentes. Estoy decidida a abrir el tapón del fregadero y dejarlo ir.  Quiero poner la intención en el agradecimiento y la aceptación de lo que ha sido y de lo que está siendo esta vida de mujer que se adentra en la vejez. 

Y, haciendo repaso, me doy cuenta de que estos días estamos también cerrando el curso que hace diez que, Joan y yo, inauguramos el proyecto de la Alzina de Collbató.

Un espacio de cultura y crecimiento personal que nació con la voluntad de aprender a nutrirnos y compartir este aprendizaje con compañeros, colaboradores, clientes y amigos. Esta nutrición que abarca el ser físico, mental, emocional y espiritual que somos.

Nos empujó la montaña, por supuesto. De la energía y la paz profunda que sentíamos en este entorno de Montserrat, nos llegó la confianza para poner en orden ideas, recursos y también esta masía del siglo diecisiete que debía ser la sede del proyecto. 

Diez años más viejos, embobados con el paso del tiempo y reconociéndonos más llenos y más vacíos a la vez, nos sentimos también más vivos.

Ricos de aprendizajes y conocimientos entrañables. Aún con propuestas y retos que queremos caminar y seguir compartiendo con vosotros.

En este futuro que se abre, personal y profesional, lo que se va y lo que llega es incierto, juguetón, y hemos aprendido a abrazarlo todo. O hoy, así me lo parece. Percibo que sucede todo al mismo tiempo y esto hace que se generen remolinos y sincronicidades.

Reaparecen viejos conocidos y se despiden personas queridas. Nacen brotes que no preveiamos. Coincidimos aquí, dejándonos sentir, gratamente sorprendidos.

El agradecimiento es infinito a todos los que nos han acompañado y lo han hecho posible y también a los que todavía están por llegar: a los colaboradores, a los amigos, a los clientes, a los vecinos… ¡¡Gracias!! 

rosa montells Teràpia Gestalt Collbató

Autora

Rosa Montells

Terapeuta Gestalt con quince años de experiencia, miembro de la Asociación Española de Terapia Gestalt (AETG). Instructora de Movimiento Consciente Río Abierto. Profesora de Cocina Natural y Energética. Licenciada en Farmacia.