estimar el cos

Tu cuerpo, ¿lo amas?

¿Cómo respondemos al silencio? ¿A la presencia? ¿A la conciencia? ¿Al contacto físico?

Tot esto es lo que se pone a prueba en el masaje californiano, y cada una de estas emociones –o estados– nos ayudan a sentir unas o a entrar en los otros.

Me explico. El contacto físico nos permite alcanzar un estado de presencia, presencia que nos lleva a un estado de silencio mental, silencio que genera un gran espacio para la conciencia.

Por lo tanto el masaje no es más que una herramienta que utilizamos para adentrarnos en estos nuestros espacios interiores que el día a día no nos permite cultivar y amar, ayudándonos a disolver las emociones enquistadas en nuestro cuerpo físico.

Emociones que sin darnos cuenta generan malas posturas, dolores, enfermedades y muchas veces ese malestar inexplicable que puede venir acompañado de tristeza, rabia, miedo… Sentimientos que normalmente llevamos al plano mental y que nos hacen entrar en conflicto, con los otros o con nosotros mismos.

Pero no es una herramienta milagrosa. El masaje nos muestra un mapa, nuestra atención es la que encuentra el camino: estar atenta, atento, a los movimientos energéticos, al sentir en su máxima expresión, es lo que nos permite transitar por un espacio muchas veces desconocido, pero que es nuestro espacio, nuestro CUERPO.

¿Cuantas veces le has dicho “te quiero”? ¿Cuantas veces has dialogado con él?

 

Pues démosle espacio, prestémosle atención. “He sentido la energía corriendo por todo mi cuerpo” son palabras de un paciente después del masaje o “me ha transportado a otro mundo, ¡ha sido un viaje!”.

¿Hay un vínculo entre el cuerpo y las emociones? ¿No hay una reacción del cuerpo a cada emoción? ¿Las sientes?

Estamos viviendo momentos convulsos que nos generan estados de angustia y estrés, el cuerpo es una de sus grandes víctimas silenciosas. Todos conocemos la frase “me lo cargo todo a la espalda” o “llevo una mochila”, estas frases son la viva demostración que aceptamos sin contradicción que el cuerpo es el vivo soporte de las cargas emocionales. Aligerarlo a través del masaje es una forma de tomar conciencia de la necesidad de amarlo. I amarlo es una forma de encontrar nuevas herramientas de gestión de nuestras emociones.

Cierra los ojos un momento, busca un punto de incomodidad de tu cuerpo, no tengas prisa, dedícale un rato. Es la rodilla, las lumbares, un hombro…Centra tu atención en este punto y dile: Hola (parte del cuerpo), cuánto tiempo sin prestarte atención, y tu aquí, nunca te he agradecido todo lo que haces por mí, PERDONA, TE QUIERO

 

Massatge California

Autor

Cesc Oliveras

Masajista de Californiano en l’Alzina de Collbató

Más información sobre el Masaje Californiano